Picaduras de medusas

Legumbres y recetas originales
1 de julio de 2020
La fatiga visual
25 de agosto de 2020

Hola a todxs,
Aprovechamos el comienzo de agosto para hablaros de esos animales tan bellos como peligrosos, LAS MEDUSAS.
Las medusas son animales planctónicos, es decir, que viven suspendidos en el agua, con una morfología muy sencilla en forma de campana. A partir de esta campana, llamada técnicamente umbrela, salen los temidos tentáculos. Son estos tentáculos los que poseen unas células urticantes, cnidocitos, que contienen un veneno muy poderoso. Como curiosidad, saber que las medusas son dioicas, es decir, presentan dos sexos separados y reproducción sexual, motivo por el cual aparecen agrupadas, lo que también les proporciona una mejor defensa contra los depredadores.

Debemos tener en cuenta que las medusas “no atacan” porque no pueden desplazarse de manera voluntaria, sino que el veneno que contiene los cnidocistos se inocula en las presas mayoritariamente mediante un filamento equipado con espinas. Cuando estas células tocan a las presas, se disparan y “pican” inyectando el veneno.

Las medusas son un grupo muy amplio y abundante, dentro de las especies que en general podemos encontrar en nuestro país debemos tener en cuenta que existen algunas peligrosas. La más peligrosa que podemos encontrar en nuestras costas es la llamada Carabela portuguesa (Physalia physalis). El contacto con sus tentáculos puede tener consecuencias muy graves para las personas. Posee una gran abundancia de cnidocitos así como un potente veneno con propiedades neurotóxicas, citotóxicas y cardiotóxicas. En algunas situaciones puede llegar a producir un shock debido al intensísimo dolor, pudiendo provocar el ahogamiento de la persona.

Si estáis en una playa en la cual se ha detectado la presencia de medusas, lo mejor es no bañarse. Si nos cercioramos de su presencia una vez dentro del agua, lo más recomendable es mantener la calma, recordad que no nos atacaran, y lentamente alejarnos de ellas.
Si ya es tarde y os ha picado una medusa acudid a una posta sanitaria lo antes posible. Si os halláis lejos de una posta o no hay, estos son los pasos que debéis seguir:

  1. Eliminar de las piel los restos de tentáculos si son visibles.
  2. Lavar con agua marina, nunca dulce.
  3. No rasquéis ni frotéis con la toalla u otras prendas.
  4. Aplicar frío, por ejemplo con cubitos de hielo durante 15 min.
  5. Lavar después la herida con tintura de yodo o una crema antihistamínica para evitar infecciones.
  6. Cuidar la herida hasta que cicatrice.
  7. Es muy importante que vigiléis que no os vuelva a picar otro día otra medusa, porque el cuerpo estará sensibilizado al veneno y las consecuencias de esta segunda picadura pueden ser peores.

Debéis tener en cuenta que si hay medusas tanto en el agua como en la orilla tampoco debéis bañaros porque pueden llegar trozos de las medusas o fragmentos de los tentáculos. Tampoco debéis coger agua para refrescaros, porque pueden haber restos en el agua de tentáculos tan finos que no los podáis ver.

Finalmente, recordad que existe una bandera específica para advertir a los bañistas de la presencia de medusas en nuestras playas, se trata de una bandera blanca con el dibujo de dos medusas, ¡muy explicativa!

 

 

Disfrutad del mar!!!!!!!